¿Cómo resolver un porche de 11 metros sin pilares?

El proyecto inicial había previsto un porche en la fachada principal con una luz de más de 11 metros con una triple hoja corredera de aluminio. Esto es un reto arquitectónico muy básico para obra civil pero no es tan habitual en obra residencial.

De hecho, es muy habitual ver viviendas realizadas con un estilo contemporáneo y presupuestos altos pero con horrorosos pilares que destrozan la intención inicial del proyecto.

Render inicial. Porche limpio de 11,5 m x 3,5 m

La estructura superó este primer escollo usando forjados con losa maciza de hormigón y jácenas de canto que aportan rigidez y minimizan la flecha permitiendo luces grandes.

Los forjados se soportaron mediante pilares de acero.

Estructura de pilares de acero y jácenas de canto.

El segundo reto consiste en encontrar una ventana corredera de gran formato capaz de cubrir ese hueco sin utilizar feos montantes. De hecho hay previstas 2 correderas idénticas: una en la fachada principal con salida al porche y otra en la fachada trasera.

A la pregunta ¿con cuantas hojas vamos a cubrir 11 metros? La respuesta sencilla sería tomar las dimensiones máximas de una serie de calidad media/alta de un fabricante, que suelen ir a 2,5 metros de ancho.

El proyecto sin embargo se planteaba sencillamente con 3 hojas porque era lo que mejor casaba con la distribución del Salon – Cocina. Pero 3 hojas supone una anchura por hoja de más de 3,5 metros. ¿Existe en el mercado?

Además queremos que el aluminio esté enrasado a suelo y no tener que saltar sobre él.

Hasta hace poco los fabricantes tradicionales no tocaban este segmento. Ahora ya lo tocan con series de alta gama: grandes vanos, con espesores de aluminio mínimos, incluso embutidos en suelos y techos, motorizables y con buenas prestaciones térmicas, acústicas y de permeabilidad al viento y al agua.

El proceso de análisis y búsqueda de fabricantes en el mercado fue tedioso porque había empezado mucho antes y implicó hablar prácticamente con la totalidad de fabricantes del mercado de este tipo de series. Para mas detalles: http://www.trideaprojects.com/2018/05/20/mayo-2018-agosto-2018-seleccionando-aluminios-persianas-y-puertas-exteriores/

Las correderas de gran formato, que permitían más de 3,5 metros de ancho, que se podían embeber en el suelo con marco mínimo y con mejor calidad-precio fueron las de Cortizo en su modelo CorVision Plus y son las que escogimos para la obra.

Hablamos de unas correderas espectaculares que deslizan sobre carriles embebidos en obra sobre cojinetes de acero inoxidable y que pueden ir motorizadas.

Cortizo: Correderas Corvision Plus
Cortizo: perfil CorVision Plus bicarril. En nuestro caso será tricarril.

De hecho, es conveniente que vayan motorizadas porque cada hoja pesa más de 500 kg y por más suaves que deslicen, semejantes pesos requieren vencer muchas inercias para moverlas.

Pero OJO, porque el motor de estas correderas va por encima de la hoja, así que hay que tener previsto el correspondiente hueco.

Afortunadamente la estructura tiene hueco suficiente bajo la jácena de canto para alojar motores.

Sección en fachada Norte con dintel y ocultación de corredera tricarril Corvision Plus motorizada.

Esta corredera tiene una anchura de carril de 9 cm por hoja, así que nos vamos a 28 cm de anchura total para el alojamiento del triple carril.

El dintel que soporta esta corredera se realiza con chapa doblada y lacada con la misma pintura de Cortizo, un color antracita texturizado (7022 DE).

No existen dinteles de una pieza, o se acaban soldando en obra. En nuestro caso son tres piezas unidas milimétricamente a testa.

Aspecto de los dinteles recibidos en obra para soportar la corredera y el cerramiento superior.
Dintel en tres piezas, una vez colocado.

Hay dos conjuntos de ventanas correderas, así que hay que repetir el mismo proceso con el dintel que da al porche interior.

Dintel del porche interior. Tres piezas unidas directamente a forjado mediante tirantes de acero.
Detalle de los tirantes de acero utilizados.
No es fácil cuadrar la colocación. Pendiente de ajustes finales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *