¿Cómo hacer una piscina desbordante?

Una piscina desbordante es una piscina cuyo agua rebosa por al menos uno de los lados. En nuestro caso la parcela es plana y el desbordamiento será por todo el perímetro.

Lo bonito de este tipo de piscinas es que te permiten hacer una lámina de agua al mismo nivel del suelo circundante. Visualmente es espectacular. Lo malo es que no son piscinas pensadas para tirarse “en bomba”.

Además suponen un reto importante porque deben hacerse perfectamente planas. No tiene sentido que la piscina desborde únicamente por un lado. Con las bombas en funcionamiento la piscina debería desbordar por igual por los cuatro lados y esto obliga a que sea perfectamente horizontal. De ahí el reto.

Luego se puede jugar a alicatarla en material cerámico en lugar del gresite habitual y jugar con los colores.

Esto es lo que habíamos previsto en el render inicial:

Render con piscina “lámina de agua”.

Y estas eran algunas de las imágenes en que me fijé para mirar el acabado de esta. Me pareció interesante que el perímetro vaya marcado en un color más oscuro.

Ejemplo de piscina desbordante.

La piscina irá alicatada en el mismo gres porcelénico que el porche y el suelo de la planta baja: Living Ceramics Beren Light Grey de 120 x 120. Usaremos las versiones antideslizantes para los lugares con riesgo de patinamiento: escaleras, playa y perímetro.

Es importante tener en cuenta el color del material porque aunque ya sabemos que el agua se ve azul, virará hacia tonos más fríos o más cálidos dependiendo del color del alicatado. El color turquesa por ejemplo tan bonito del caribe (o de la playa de Es Trenc en Mallorca – no hace falta irse tan lejos -) lo provoca el tono claro de la arena y eso es lo que buscamos mantener.

Hemos reservado la misma longitud del porche para la piscina, de manera que será una piscina alargada visible desde el interior de la casa. Sus dimensiones son 12 x 3,5 de lámina de agua (aproximadamente).

Vista de la piscina desde el interior. Render.

Por la noche la iluminación de la piscina será visible desde el interior dando un efecto relajante.

Queda bonito en las piscinas contar además con una pequeña “playa”. Una zona que apenas cubre 20 cm y que permite en un momento remojarse o poner una tumbona. Sirve también como espacio de bajada mediante una escalera de obra. En este caso el acceso se hará por el lado derecho de la piscina.

Instalaciones

Es importante saber que las piscinas, por el hecho de ser desbordantes desalojan mucha más cantidad de agua cuando están en uso que una piscina convencional. Lógicamente ese agua no la tiramos por el alcantarillado sino que se recicla y queda almacenada en unos depósitos de compensación desde donde se depura y vuelve a ser inyectada en la piscina.

Como norma deberíamos prever depósitos que nos permitan almacenar la superficie de la lámina de agua si se vaciara 10cm y tener un margen de seguridad. Por ejemplo en nuestro caso son 12 x 3,5 = 42 m2 de lámina de agua, que si desbordaran 10 cm ocuparían 4,2 m3. Es bueno reservarnos un margen de seguridad de un 50% adicional, así que un buen dimensionamiesto sería contar con depósitos de compensación de al menos 6 m3.

Ojo, porque 6 m3 hay que ponerlos enterrados junto a la piscina o en algún recinto anexo.

Lo siguiente que hay que decidir es el tipo de depuración o si queremos algún tipo de limpieza o climatización. Hemos escogido en este caso depuración salina y sistema de limpieza de fondo automático.

La limpieza se realiza mediante chorros (Pool Valet). Este es un sistema americano que a través de un sistema de conductos levanta unos “aspersores” en el suelo de la piscina de manera secuencial para ir arrastrando la arenilla hacia el sumidero de más al fondo. Hay otras marcas, aunque el que instalamos por recomendación del industrial es el original.

Ejemplo de boquilla tipo Pool Valet.

Construcción

La construcción requiere hacer un encofrado con un carril desbordante perimetral.

Estructura de la piscina con los tubos del sistema de autolimpieza (en la base), boquillas de entrada de agua (a la izquierda) e iluminación (a la izquierda).

La piscina también es visible desde las habitaciones de la primera planta.

Piscina con el gunitado hecho.

Aquí podemos ver ya la piscina terminada, con el porche al mismo nivel y lista para alicatar.

Estructura completa lista para alicatar con la playa y la zona de acceso al fondo.

Ahora empeza la parte clave, que es alicatar con piezas de 120 x 120 que previamente se han tenido que ingletar en un marmolista. Las ingletamos para que el encuentro en los cantos vistos sea perfecto.

Este trabajo no lo sabe hacer cualquiera, así que hay que entender que los riesgos de la ejecución son altos.

Dejaremos una ranura perimetral para que el agua desborde. Un punto de decisión es decidir el ancho de la ranura. Si la hacemos muy estrecha es posible que el agua toque el lado opuesto al desbordar, pero si la hacemos muy ancha se pueden colar los dedos del pie y eso es peligroso.

Las medidas estaban tomadas (y las piezas cortadas) para una ranura de 10 mm, que es bastante más estrecha de lo que hemos visto en fotos. Seguimos adelante y veremos si la decisión ha sido acertada o no.

Detalle de la zona de la playa. Tres piezas de gran formato cortadas y unidas a inglete milimétricamente.

En el fondo de la piscina se encuentran el sumidero que recoge agua y la arenilla del fondo. Se coloca una canal de recogida lineal.

Sumidero del fondo lineal.

Primero se colocan los alicatados de los laterales puesto que la altura debe estar medida con láser y manda sobre todo lo demás. Después se coloca el suelo dejando los orificios para las boquillas del sistema Pool Valet.

Colocación del pavimento.

La coronación se alicata a nivel con gres porcelánico de la misma serie pero en color negro. Las piezas están ingletadas a 45 grados. Tienen una ligera pendiente de 1 cm.

Es importante tener en cuenta que las piezas de gran formato pueden estar curvadas (con el centro más alto). Al colocar las piezas debe compensarse la deformación en la medida de lo posible para que quede lo más horizontal posible.

Coronación a falta de poner borada.

Con la coronación preparada se reboza la cara desbordante del carril con hormigón hidrófugo.

Cara interior del carril desbordante terminada.

El resto del suelo debe cubrirse volando sobre el carril de drenaje. Se limpia el carril y se sujeta al forjado una plancha de acero inoxidable con taco químico.

Chapa de acero inoxidable portante del suelo.

Realizada esta parte se recrece y se pavimenta. Quedando una ranura de desbordamiento de aproximadamente 10mm de anchura.

Detalle del canal de desbordamiento a nivel.
Vaso alicatado y con el perímetro desbordante. Únicamente queda los remates del perímetro exterior.
Rematamos el exterior con un canal de acero inoxidable. Con orificios de drenaje hacia el canal de recogida de agua perimetral en caso de salpicaduras. Este canal se llenará con piedra decorativa.

Ejecución de las instalaciones

Afortunadamente habíamos previsto (sobre este tema insistí yo porque el arquitecto el proyecto inicial ignoró este tema) una sala en el sótano donde todos los sistemas hidráulicos tuvieran espacio suficiente y allí instalamos tanto los depósitos de compensación como los sistemas de depuración y autolimpieza.

Instalación de la depuradora y el sistema de autolimpieza.
Dos depósitos de compensación conectados, cada uno de 3.000 litros.

El jardín se nivela, se colocan gravas en el perímetro desbordante. Una vez esté la piscina limpia se podrá llenar.

La piscina está lista para llenarse. Después de limpiarla claro.
Piscina llenándose. Tarda unas 24 horas.

Un momento clave del llenado de la piscina es comprobar que el borde por donde rebosa la piscina esté al mismo nivel.

Detalle del canal y perímetro desbordante.

Para la puesta en marcha toca conocer cómo funciona la piscina.

El sistema de depuración incluye el filtro de arena con válvula de 6 vías y el sistema de electrólisis salina, que se encarga de filtrar, controlar el PH del agua y producir cloro en cantidad suficiente para mantener la piscina limpia.

En segundo lugar la bomba de llenado, que desde los depósitos de compensación inyecta agua en la piscina haciendo que rebose otra vez hacia los depósitos de compensación. A través de este flujo las hojas y suciedad en superficie son arrastradas fuera de la piscina.

Y en tercer lugar el sistema de limpieza automática de fondo del que ya hemos hablado.

Todo ello requiere un pequeño máster, pero en el fondo el resultado compensa.

Piscina iluminada “lámina de agua”.
Visión de la piscina desde el interior de la cocina.

2 respuestas a «¿Cómo hacer una piscina desbordante?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *